Search help
La moralizadora y salvadora del mundo es la confesión sacramental